Los cinco 'radares fantasma' de Granada

Casi uno de cada cuatro radares fijos actualmente colocados en la provincia no puso una sola multa en los dos últimos años

Juanjo Cerero

Cuando al ir al volante se ve el indicador de que uno anda cerca, muchos pisan el freno casi por inercia. Para el conductor poco avezado, una bandada de coches que frena casi al unísono de forma en apariencia casual es señal de la presencia de un radar fijo de la Dirección General de Tráfico. Repartidos por la provincia de Granada hay en la actualidad un total de 19 fijos. De ellos, cinco no pusieron una sola multa entre 2013 y 2015, según datos que ha facilitado la Dirección General de Tráfico a El Confidencial, por lo que es razonable asumir que se encuentran inactivos. Son los ‘radares fantasma’ de Granada.


Mapa de los radares fantasma de Granada

En concreto, tres de ellos se encuentran en carreteras de la red autonómica. Uno en el kilómetro 256.3 de la autovía A-92, a su paso por Huétor-Santillán, que atraviesa la provincia de este a oeste, una zona de especial peligrosidad por encontrarse en una fuerte bajada; otro de los radares que no multaron se encuentra en el punto kilométrico 34,6 de la A-308, que une Iznalloz con Darro; el tercero de ellos se encuentra en el desdoble de la A-92, en el kilómetro 9,25, a la altura de Hernán-Valle; el único radar fijo inactivo que se encuentra en una carretera regional está en la GR-3303, a la altura de Churriana de la Vega, en el kilómetro 2,650, aunque hay otro que sí se encuentra activo apenas un kilómetro más adelante que trata de poner orden en una zona donde el tráfico es especialmente intenso ya que conecta la capital de la provincia con varias de las localidades más importantes del área metropolitana. El último de ellos se encuentra en la carretera nacional N-340, en el tramo entre Torrenueva y Castell de Ferro, en las inmediaciones de Calahonda.


Los radares que más multan

Según estos mismos datos, el radar fijo que más castiga el bolsillo de los granadinos es el conocido punto de control de la A-44 a la entrada de la capital, que puso 8.542 multas entre 2013 y 2015, con una media de 14,86 sanciones diarias. Le sigue el que se encuentra en el punto kilométrico 358,9 de la N-340, en las inmediaciones de Castell de Ferro. Aunque son los que más volumen tienen, sin embargo, no son los más eficientes. En este sentido destaca el control de velocidad que se encuentra en la carrera nacional N-432, a la altura de Pinos Puente. Un radar con limitación de 60 kilómetros por hora que ha puesto 1.335 multas en sólo 24 días activo, lo que arroja una media de 55,63 multas al día en ese punto.

Granada es la tercera provincia de Andalucía en número de radares inactivos. Empata con Almería con cinco ‘fantasmas’, y sólo Cádiz y Sevilla la superan en ineficiencia de sus detectores fijos de exceso de velocidad, con 13 y 6 respectivamente. En sentido contrario del espectro, las provincias de la Comunidad Autónoma que menos radares tienen inactivos son Málaga y Huelva. Destaca en especial el caso de la región malagueña, ya que es a la vez el tercer lugar con más radares fijos, con un total de veinte, y la que menos inactivos tiene, sólo uno.