Los bancos aún tienen 2.400 pisos en propiedad en Granada

Sólo un 4,6% de estas propiedades se encuentra en la capital, mientras que Salobreña, Almuñécar y Motril aglutinan el 20%

Juanjo Cerero Antonio Sánchez

Ocho años después del estallido de la burbuja inmobiliaria, los bancos tienen todavía en su poder más de 2.400 viviendas en Granada. De ellas, la mitad se encuentra en el Área Metropolitana, uno de los símbolos del ‘boom’ de la construcción. En el resto de la provincia destaca la Costa, con un 20% de las propiedades, mientras que en la capital sólo figuran el 4,6% de los pisos y casas, según un análisis de los principales portales inmobiliarios de las entidades financieras realizado por el Laboratorio de Datos de IDEAL.



A la cabeza de los bancos se encuentra la Sareb –Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria–, el conocido como ‘banco malo’ por haberse creado para, entre otras funciones, comprar los pisos que se le acumulaban a las entidades financieras. Esta sociedad cuenta con 404 propiedades en la provincia. Tras ella se sitúan Caja Rural de Granada (385), BMN (290), Banco Sabadell (266) y BBVA (264), entre otras entidades, a las que el Banco de España les ha repetido en varias ocasiones a través de circulares que faciliten la venta de estas posesiones.



Julio Rodríguez, vocal del consejo superior de Estadística del INE, miembro de Economistas Frente a la Crisis y ex presidente de Caja Granada, argumenta que la adquisición de estas propiedades «será más rápida cuanto más rápida sea la recuperación del mercado de la vivienda». No obstante, matiza que existen «sitios y sitios». En la provincia, explica Rodríguez, hay una «heterogeneidad» que condiciona el mercado y la venta de los pisos y casas que los bancos tienen repartidos por hasta 118 municipios. Rodríguez expone que la Costa tiene y tendrá más actividad, algo que también ocurrirá en el Área Metropolitana y la capital. Sin embargo, desconfía de que el ritmo de compra de estos inmuebles vaya a ser igual en otros lugares de la provincia, como por ejemplo la Alpujarra.

La perspectiva de Julio Rodríguez coincide con las cifras de venta del Sareb en Granada durante 2015. Según cifras de este ‘banco’ –en realidad no dispone de licencia–, el pasado año se colocaron 13 viviendas en la provincia. De ellas, cuatro se vendieron en la capital, tres en Motril, dos en La Zubia y una en Calicasas, Láchar, Maracena y Monachil. La Sareb, además, lanzó una campaña especial para deshacerse de viviendas de ‘segunda residencia’ en la Costa.

El optimismo bancario a corto plazo contrasta con la opinión de organizaciones como Stop Desahucios. Este colectivo cree que la ‘salida’ que se le está dando al excedente de viviendas es mínima y, en la mayoría de los casos, a través de fondos de inversión y no de particulares. La organización considera que los más de 2.400 pisos y casas deberían destinarse a las aproximadamente 8.000 familias que en la actualidad demandan un alquiler social en la provincia, según datos de la Consejería de Vivienda de la Junta de Andalucía.

Paco Sánchez, representante de Stop Desahucios en las negociaciones con las entidades bancarias, explica a IDEAL que existe un «cambio de apariencia» en los bancos, pero que no perciben «gestos sensibles». Sánchez detalla que sólo «en casos contados» los bancos acceden a destinar una propiedad que tienen en venta a un alquiler social. La organización demanda una ley que obligue a las entidades a tener disponible un número determinado de inmuebles.