Refugees... welcome?

Niguna provincia de Andalucía Oriental se encuentra entre las que ha acogido refugiados por planes de la UE hasta el momento

Juanjo Cerero

ACTUALIZACIÓN: Apenas unas horas después de la publicación de esta información, El Ministerio del Interior ha anunciado este miércoles la llegada a Madrid de 36 refugiados de nacionalidad siria y procedentes de Grecia, 34 de los cuales vivirán en Málaga y Granada. Lee todos los detalles en Ideal.es.

Provincias que han acogido a refugiados por los planes de la UE

El drama de los refugiados continúa. También la incapacidad europea para demostrar la altura de miras que se le presupone en la solidaridad con sus víctimas, especialmente las que provienen de la guerra que asola Siria desde hace cinco años. La Unión Europea sigue enfrentándose al problema con medidas discutibles, como la de financiar a Turquía para que actúe como un cortafuegos que impida la llegada masiva de refugiados a Europa. Tras haber tragado de ignorar la situación durante demasiado tiempo, a lo largo de 2015 se aprobaron dos planes para ofrecer asistencia y asilo a estas personas de manera controlada durante dos años. 516 refugiados han llegado a España desde noviembre del pasado año tras la puesta en marcha de estas medidas. El dato se queda muy lejos de los objetivos marcados por las instituciones comunitarias, que cifran en 17.337 el número de personas que el país debería acoger a lo largo del año que viene. Los últimos que llegaron lo hicieron anteayer. Ninguno de ellos ha pisado suelo granadino. La provincia es una de las 18 que en España no han recibido todavía a ninguna persona que se haya acogido a estos planes. Cuatro de ellas son andaluzas, a saber, Cádiz, Jaén, Almería y Granada. Y eso que, sólo durante 2015, hasta 238 personas habrían tenido que llegar a la región granadina tras pedir asilo si se hubieran cumplido las previsiones comunitarias. De ellas, 31 habían recibido el visto bueno en primera instancia. Así lo afirman los datos más recientes publicados por el Ministerio del Interior.

Barcelona, a la cabeza

Tras la llegada del último grupo de refugiados a España, una veintena de personas que fueron alojados en la provincia barcelonesa, es ésta la que encabeza el escalafón de la acogida. Muy de cerca le sigue Madrid, que prácticamente iguala sus datos, con 48. Las alcaldesas de las capitales de las dos regiones, Ada Colau y Manuela Carmena, son defensoras vocales de convertir a las que gobiernan en ciudades de acogida. La tercera del ranking es Zaragoza, otra de las provincias que tienen un ‘alcalde del cambio’, que ha recibido a 38 personas hasta el momento. El ‘top 5’ de la acogida lo completan las regiones balear y murciana, con 34 y 33 refugiados instalados que han pasado por uno de los programas europeos de alojamiento.

En el caso de Andalucía, hasta cuatro de sus provincias no han recibido todavía a ningún superviviente de los conflictos en Oriente Medio, aunque los planes europeos seguirán en funcionamiento hasta 2017 en principio. Entre la mitad que sí lo ha hecho (Sevilla, Málaga, Córdoba y Huelva) se cuentan 52 refugiados acogidos, la mitad de ellos en la capital de la comunidad.

El papel de España en Europa

Las 516 personas que han llegado hasta ahora a España desde el mes de noviembre del pasado año lo han hecho a través de dos programas de apoyo de la UE. El primero en aprobarse fue el Plan de Reasentamiento, cuyo objetivo era traer a los países comunitarios a refugiados que se encontraran en países foráneos, como Turquía o Líbano. Poco después del pasado verano, en medio del fugaz escándalo que se formó en Europa tras la publicación de las imágenes del cadáver de Aylan Kurdi –desde entonces han muerto otros 423 niños refugiados en su huida del horror–, se aprobó un segundo paquete de medidas, bautizado como Plan de Reubicación, cuyo objetivo era mover a las masas de personas que ya se encontraban en países del territorio europeo, como Grecia e Italia, en dirección a otros Estados miembro. Este plan era mucho más ambicioso que el primero: si, según los cálculos de las instituciones comunitarias, el de Reasentamiento afectaría a unos 22.504 refugiados, el de Reubicación quiere dar asilo a unos 160.000. Ambos fueron aprobados con un plazo de ejecución de dos años, por lo que el goteo de la llegada de nuevos refugiados a territorio español continuará, al menos, hasta el otoño del año que viene.

El resultado de los esfuerzos de la UE, sin embargo, no es brillante en exceso. En el caso español, las 516 personas acogidas a través de estos dos planes se quedan muy lejos del objetivo. Gracias al Plan de Reasentamiento han recalado en el país 237 personas, el 16,3% de las 1.449 a las que se había comprometido inicialmente el Ejecutivo español. 279 refugiados más se acogieron al Plan de Reubicación, apenas un 1,75% de los 15.888 que el Estado tiene como objetivo para cumplir antes del año que viene.

Según un reciente informe publicado por Amnistía Internacional, más de ocho de cada diez españoles cree que el Gobierno debería «hacer más» en su labor por acoger a los refugiados. Hasta ahora, la UE no ha conseguido estar a la altura.