Granada se apunta al botellón de interior