El aeropuerto no despega pese a la recuperación

Por la terminal del Federico García Lorca pasaron el año pasado 126.559 pasajeros menos que hace una década y menos de la mitad que hace seis años


JUANJO CERERO | 707.268 pasajeros recorrieron en una dirección u otra la terminal del aeródromo granadino a lo largo de los últimos doce meses, según los últimos datos publicados por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA). La cifra supone una leve mejora sobre los datos registrados el año anterior, cuando hicieron uso del aeropuerto algo más de 650.000 personas, lo que supone un aumento del 8,72%. Este leve dato positivo, sin embargo, no consigue abrir claros en lo que ha venido siendo una serie de años negros para el tráfico de viajeros en el Federico García Lorca desde el inicio de la crisis, que ha hecho que el aeropuerto no haya conseguido mejorar sus cifras de afluencia en los últimos diez años.

A cierre de 2005, año en el que Ryanair y Monarch comenzaron a ofrecer vuelos que enlazaban Granada con Londres para tratar de descongestionar un poco el aeropuerto de Málaga, de lejos el más concurrido del territorio andaluz, habían embarcado o desembarcado en Chauchina 875.827 personas. Los siguientes dos años fueron un período de crecimiento acelerado y constante. Para el año 2007, que fue el mejor de los registrados en el aeródromo de Chauchina, se había conseguido un notable incremento en el tráfico de pasajeros del 67,5%, hasta superar el millón cuatrocientas mil personas. Consiguió entonces llegar a superar el nivel de actividad del aeropuerto de Jerez de la Frontera, que tradicionalmente —y así ocurre desde entonces— es superior al de Granada. Al año siguiente, aunque el número de viajeros descendió alrededor de un 3%, también se superó esta cifra de visitantes.






A partir de 2009, sin embargo, comenzó una larga y escarpada cuesta abajo para la pujanza del Federico García Lorca. Éste fue el año en el que comenzaron a cancelarse rutas de aerolíneas low cost que unían Granada y Jaén con otras ciudades españolas y europeas. Este hecho, unido al primer impacto de la crisis económica mundial, la pérdida de poder adquisitivo y el miedo al gasto asestaron un duro golpe al tráfico de viajeros, que cayó en 234.201 personas, lo que supuso un descenso superior al dieciséis por ciento con respecto a la cifra del año anterior. La tendencia se repitió durante los tres años siguientes a pesar de los anuncios de incontables planes para contrarrestarlo. La cancelación de cuatro de las seis rutas de la compañía Ryanair a finales de 2011 tras sus problemas con la justicia supuso un duro mazazo para el aeropuerto granadino. A finales de 2013, con 638.288 personas, había sufrido un descenso estadístico del 56,5% en esta cifra, lo que quiere decir que se había dejado por el camino a casi seis de cada diez viajeros que habían pasado por el aeródromo granadino en 2007.

Los dos últimos años, por su parte, suponen un pequeño farol de esperanza. Aunque lejos aún de alcanzar los datos positivos de años anteriores, ambos consiguieron cerrar en verde. El incremento en número de pasajeros en 2014 fue de un tímido 1,9%, que parece estabilizarse y ganar empaque con la subida del 8,7% registrada el pasado año. En cualquier caso, ambas cifras quedan aún muy lejos de los niveles de tráfico de viajeros registrados antes de la crisis.


En el contexto andaluz






El aeropuerto Federico García Lorca consiguió al cierre del pasado año volver a superar en volumen de viajeros a su homólogo de Almería. Lo hizo en poco más de quince mil viajeros, una diferencia de poco más de un dos por ciento que sin embargo muestra una tendencia: el terreno que el aeropuerto almeriense perdió en 2014: Granada consiguió, junto a Jerez, absorber todo el tráfico de pasajeros —53.738 personas— que éste perdió a lo largo del año. Hasta entonces, el de Chauchina ocupaba el último puesto entre los aeropuertos comerciales de Andalucía, lugar al que había caído en 2012.

Actualmente se encuentra muy lejos de todos los centros de tráfico aéreo de la comunidad autónoma andaluza en términos de volumen de viajeros. Su competidor más inmediato, el de Jerez de la Frontera, acogió en 2015 a más del doble de pasajeros que el Federico García Lorca, con un total de más de millón y medio de personas. El siguiente en la lista, el de Sevilla, multiplica por seis los datos de Granada, superando los cuatro millones doscientas mil personas. Todos ellos quedan lejos, en cualquier caso, del indiscutible líder del tráfico aéreo andaluz: el aeropuerto de Málaga, imbatible en la distancia, superando los 14,4 millones de viajeros sólo el año pasado. Una cifra a la que el García Lorca no puede acercarse ni sumando todos pasajeros que han pasado por él en los últimos diez años, que no alcanzarían siquiera los diez millones.




Explora la relación entre tráfico de pasajeros y de mercancías en los aeropuertos andaluces



Comparte si te ha gustado: