Los diputados por Granada ahorraron más de 170.000 euros en la legislatura más corta

Todos los representantes de la provincia en el Congreso incrementaron su patrimonio en estos meses, con la excepción de Santiago Pérez (PP)

Juanjo Cerero

Ciento once días. Eso es lo que ha durado la undécima legislatura del Congreso. En este tiempo, los siete parlamentarios por Granada han tenido que entregar, como parte de las formalidades exigidas por motivos de transparencia, sus declaraciones de bienes y rentas. Son una ventana abierta a la evolución de su patrimonio en un lapso breve de tiempo. Puede que ciento once días sean muy pocos para una legislatura, pero han sido más que suficiente para añadir unos euros al ahorro. Por lo que han declarado a la entrada de la doceava legislatura, que suma también papeletas para pelear por el récord de brevedad, estos siete diputados han sumado a sus pertenencias (la suma del saldo de sus cuentas bancarias más el rendimiento de acciones u otros títulos financieros, si los hubiese) un total de 171.295,78 euros. El único de ellos que tiene hoy menos dinero que entonces es, de hecho, el popular Santiago Pérez.

El patrimonio que ha crecido más en términos porcentuales es, sin duda, el de la diputada Ana Terrón, número uno de la lista de Unidos Podemos en la provincia. En diciembre declaró un salario muy de ‘la España real’, de 11.511 euros anuales, muy lejos de las retribuciones básicas que tiene un parlamentario, de 4.637 euros al mes por ser de fuera de Madrid, en catorce pagas. Unos sesenta y cinco mil euros al año. Por esta razón, no es de extrañar que destaque el caso de Terrón, cuyos ingresos por este motivo subieron un 535%.

Sólo Santiago Pérez pierde

La diputada de Unidos Podemos no es, en cualquier caso, la única que ha conseguido ahorrar en estos meses. Todos los demás representantes de la provincia en el Congreso lo hicieron, en un grado o en otro, con la excepción de Santiago Pérez López, del Partido Popular y exsubdelegado del Gobierno en la provincia. Esto se debe a que, cuando el diputado presentó su declaración a raíz de la formación del Parlamento que salió del resultado electoral del 20-D, lo hizo con el salario que recibía como subdelegado del Gobierno. Sin embargo, el pasado mes de noviembre Pérez renunció al cargo en esta institución, y recuperó las retribuciones que corresponden a su plaza de funcionario público en la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, que es el que ha declarado en la formación de esta doceava legislatura. El cambio es sustancial, de unos seiscientos euros menos al mes.

Cautivos de la hipoteca

Si algo resulta representativo del análisis de la situación económica de los diputados por Granada es que, como buena parte de los españoles, viven pendientes de su hipoteca, en ocasiones a muchos años vista. Bien es cierto que, siendo parlamentario, es más fácil hacer frente a los recibos mensuales.

La situación es mucho más común entre los diputados del centro derecha: todos los del Partido Popular y Luis Salvador, de Ciudadanos, tienen préstamos hipotecarios aún en activo. Sin embargo, ni Ana Terrón, de Unidos Podemos, ni los dos representantes del PSOE declararon tener hipotecas a su nombre.

La cuenta a deber más abultada de todas corresponde a Santiago Pérez, que cuenta en su haber con dos préstamos por un valor total de 291.980,15 euros. La de Luis Salvador, de 216.000, no se queda atrás. Además, la suya estará activa hasta el año 2034. Es de esperar que el ciclo de repetición de elecciones haya terminado para entonces.

Comparte si te ha gustado: