Todas las propuestas para el transporte público que se debatirán hoy en Granada

El Observatorio de la Movilidad analizará propuestas de los técnicos para mejorar el servicio y ahorrar costes

M.V. Cobo

El curso arranca con muchos deberes para el equipo de gobierno de la ciudad. El grupo socialista se enfrenta a la elaboración de los presupuestos en unas condiciones muy precarias –con pocos ingresos, muchos gastos y en minoría de concejales– pero también tiene que abordar modificaciones en la red del transporte urbano para mejorar el servicio y para ahorrar costes. Entre las varias propuestas del área de Movilidad hay una basada en modificar algunas líneas de autobús, que se debatirá esta tarde en el Observatorio de la Movilidad. Ninguna de ellas introduce ningún cambio en la LAC, ya que no se puede «tirar a la basura» la inversión que se hizo en los vehículos y en las paradas, explicó el equipo de gobierno. Resulta novedosa la idea de implantar una nueva línea transversal, que recorrerá la ciudad de norte a sur, conectando Parque Nueva Granada con el hospital del PTS, pasando por el eje de Constitución-Gran Vía-Reyes Católicos. Esta nueva línea transversal, denominada SN6, de gran recorrido ‘absorbería’ a las actuales N7 y S3, cuyos recorridos quedarían integrados en esta nueva línea.


(Arrastra la línea que separa ambas imágenes para ver cómo sería la nueva línea en realización al trazado actual)

Este trazado permitiría una conexión con el PTS pasando por Gran Vía y reduciría la tasa de transbordo. Los técnicos destacan que se incrementaría también el servicio actual –lo que supone más coste– y que crecería la demanda en las paradas del eje de Gran Vía. También apuntan a que se habría más emisiones contaminantes en el centro. La propuesta para esta línea es mantenerla de lunes a domingo, entre las 7 de la mañana y las once de la noche. El coste de su puesta en marcha ascendería a 1,1 millones de euros anuales.

El resto de propuestas que se presentarán el viernes en el Observatorio de la Movilidad, cuya mayoría tiene que ver con la reordenación de la parte sur de la ciudad tras la apertura del nuevo hospital, no son de tanto calado como la de implantar esta línea. Otras son peticiones de asociaciones de vecinos u otros colectivos. Entre ellas se encuentra otra alternativa para recuperar la conexión entre la Alhambra y el Albaicín. Es la línea que denominan C8 y que supondría unir estos dos barrios con el Realejo. Permitiría reducir la tasa de transbordos, aunque por otro lado aumentaría los costes anuales en 967.660 euros. Los técnicos apuntan a que combinándola con la C1 los fines de semana se reduciría el número de kilómetros.

Cuáles de estas medidas se pondrán en marcha dependerá del debate entre los grupos municipales de esta tarde.


Consulta las 14 propuestas que debatirá hoy el Observatorio de la Movilidad